miércoles, 10 de junio de 2009

La UNAM recibió el Príncipe de Asturias


MEXICO (AFP).- El jurado del Premio Príncipe de Asturias galardonó ayer a la Universidad Nacional de México (UNAM) en el ramo de Comunicación y Humanidades, en el que uno de los candidatos era el New York Times, porque "ha sido el modelo académico y formativo para muchas generaciones y ha nutrido el ámbito iberoamericano de valiosísimos intelectuales y científicos". Desde el Nobel Octavio Paz hasta el magnate Carlos Slim, la universidad estatal albergó a las principales figuras del país. Este premio "es el reconocimiento al trabajo, a la consistencia, al enaltecimiento de valores", dijo su rector, José Narro.

En ella estudiaron los tres premios Nobel mexicanos: Octavio Paz (Literatura), Mario Molina (Química) y Alfonso García Robles (Paz). Los ocho mexicanos que recibieron el Príncipe de Asturias también egresaron de la UNAM -entre ellos, Carlos Fuentes y Juan Rulfo- y otros tres ganaron el Cervantes.

La UNAM fue fundada en 1910, pero la institución tiene sus orígenes en la Real y Pontificia Universidad de México, creada el 21 de septiembre de 1551, lo que la convierte en una de las más antiguas del continente, y la más grande de Iberoamérica, con más de 300.000 estudiantes. En su campus, inaugurado en 1954 y declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco, la UNAM alberga la biblioteca y la hemeroteca nacionales, resguarda la filmoteca más grande del país y cuenta con una red de museos y espacios culturales; además, la filarmónica más importante del país es de esta institución.



Fuente;http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1137887


Regando las flores en su cuerpo con pensamientos  que saben a esperanza y crecimiento... 

domingo, 7 de junio de 2009


El diente necesita del tren...

viernes, 5 de junio de 2009

Quiero Morir en la Altura



Me dicen que la hora es triste

Sin embargo, no quiero un llanto

El mundo de color se viste

Y me despido con un canto

 

Dando gracias por la hermosura

Que abarca mi visión

Quiero morir en la altura

Que calma mi corazón

 

Quiero entregar mi vida

En tu más bello altar

En la hora de partida

En una cumbre quiero estar...[1]


[1] Fragmento de un poema por Maximiliano de su juventud.